SharePoint
  • 19 de marzo de 2019 08:41:00 PM
  • ESP | ENG

 ¿Qué es el financiamiento climático?

Aunque no existe una definición universalmente aceptada de financiamiento climático, existen ejemplos de definiciones operativas, incluida ésta del Comité Permanente de Finanzas (CPF) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC):

"El financiamiento climático busca reducir emisiones y mejorar los sumideros de gases de efecto invernadero al tiempo que busca reducir la vulnerabilidad y mantener e incrementar la resiliencia de los sistemas humanos y ecológicos ante los efectos negativos del cambio climático" (CPF, 2014).

Por su parte, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) define las finanzas climáticas como "los flujos de capital que buscan el desarrollo bajo en carbono y resiliente al clima, los cuales pueden ser públicos o privados, concesionados y no concesionados" (OCDE, 2015).

Tanto el CPF como la OCDE han calculado los flujos de financiamiento climático global. El CPF calcula que estos flujos se situaron en torno a 687 mil millones de dólares en 2013 y 714 mil millones de dólares en 2014. La OCDE y la Iniciativa de Política Climática (CPI), a su vez, estiman que 62 mil millones de dólares se entregaron como financiamiento climático en 2014, frente a 52 mil millones de dólares en 2013 (OCDE, IPC, 2015). La diferencia entre estas estimaciones pone de relieve la cuestión de cómo explicar con precisión el financiamiento climático y la necesidad de una metodología más clara.

El Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico de la CMNUCC está llevando a cabo un proceso para mejorar las reglas de contabilidad para el financiamiento climático con el fin de permitir a los países adoptar directrices unificadas en 2018.


Financiamiento climático en el contexto internacional

La CMNUCC se creó en 1992 como un medio para lograr la estabilización de las emisiones de gases de efecto invernadero y reducir la vulnerabilidad ante los efectos adversos del cambio climático. El financiamiento climático es uno de los pilares más importantes de las negociaciones internacionales.

En la 15ª Conferencia de las Partes (COP 15) de la CMNUCC (Copenhague, 2009), los países acordaron transferir 30 mil millones de dólares entre 2010 y 2012 de países desarrollados a países en desarrollo y 100 mil millones de dólares anuales al año 2020. De acuerdo a algunos países desarrollados la meta de los 30 mil millones de dólares iniciales se logró. Sin embargo, algunos países en desarrollo señalaron que esta financiación podría no ser nueva y adicional (requerimientos establecidos por la CMNUCC). El debate pone de relieve la urgencia de una mayor transparencia en la contabilidad del financiamiento climático.

El Acuerdo de París (COP 21 en 2015) incluía varios mandatos relacionados con la transparencia y el monitoreo del financiamiento climático. Por ejemplo, en el artículo 2 se pide "hacer consistentes los flujos financieros con un camino hacia un desarrollo bajo en emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y resiliente al clima." Este mandato demuestra la necesidad de una comprensión básica de los flujos financieros actuales y una hoja de ruta para alcanzar este objetivo. El Acuerdo de París también pide a los países desarrollados que informen cada dos años sobre el apoyo cuantitativo y cualitativo prestado y movilizado a los países en desarrollo (artículo 9). Reconociendo que los países en desarrollo también contribuyen al financiamiento climático internacional, el Acuerdo de París invita a estos países a que voluntariamente reporten información sobre el financiamiento que han proporcionado a otros países. El Acuerdo también pide un marco robustecido de transparencia para promover la confianza mutua entre países desarrollados y en desarrollo (artículo 13).​


Los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDG), creados en 2015, constituyen otra valiosa herramienta para la definición de indicadores de apoyo financiero prestado y recibido, ya que incorporan el cambio climático como meta número 13.

En resumen, estas decisiones e iniciativas reflejan la necesidad de aumentar la transparencia y fomentar la confianza entre las partes. Estas decisiones afectan a países en vías de desarrollo como Colombia, que además de ser el cuarto mayor receptor de financiamiento climático en la región (ODI, 2015), también es un proveedor de apoyo financiero, como lo demuestra el compromiso de 6 millones de dólares para el Fondo Verde del Clima en 2014. La creación de un Sistema MRV del Financiamiento Climático ayudará a comprender mejor las necesidades, los compromisos voluntarios y las oportunidades de financiamiento en el país.


Financiamiento climático en el contexto nacional

En Colombia, varios acuerdos institucionales apoyan una agenda de cambio climático que fue establecida por el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018. El Sistema Nacional de Cambio Climático, conocido como SISCLIMA, es un ejemplo de dicho acuerdo institucional (Decreto 298 de 2016). El Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS) está liderando la construcción de una Política Nacional de Cambio Climático para incorporar la gestión del cambio climático en las decisiones públicas y privadas, con miras a llevar al país hacia un desarrollo bajo en carbono y resiliente al clima.

El país tiene varias estrategias, planes y programas nacionales para abordar el cambio climático, incluyendo:

​​- La Estrategia Colombiana de Desarrollo Bajo en Carbono

Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático

Estrategia para la reducción de los gases de efecto invernadero causados por la deforestación y la degradación de los bosques y para la conservación e incremento de las capturas de CO2 (REDD+)

- Estrategia de Política de Gestión Financiera Pública ante el Riesgo de Desastres por Fenómenos de la Naturaleza

- ​Estrategia Nacional de Financiamiento Climático

​El Comité de Gestión Financiera de SISCLIMA es el primer mecanismo de coordinación interinstitucional de Colombia y un diálogo público-privado centrado en el financiamiento climático. El Comité creó la Estrategia Nacional de Financiamiento Climático, para la cual realizó mediciones de financiamiento climático, entre ellas una por Econometría y la Alianza Clima y Desarrollo - CDKN sobre el gasto público en Colombia.

En 2015, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM) elaboró el Informe Bienal de Actualización, cuyos resultados han sido la base para la Tercera Comunicación Nacional del país ante la CMNUCC, documento que al 5 de marzo de 2017 está en preparación. Esta entidad también entregó comunicaciones nacionales en 2001 y 2010.

Para lograr resultados más precisos en la medición del financiamiento climático, el DNP, en colaboración con el Instituto de Recursos Mundiales (WRI) y el Grupo de Financiamiento para Cambio Climático en América Latina y el Caribe (GFLAC), desarrolló una metodología para clasificar y medir el financiamiento asociado a la mitigación y adaptación al cambio climático en Colombia. La metodología se desarrolló con el aporte de varias entidades gubernamentales.

Esta metodología ha sido utilizada por varias otras entidades, entre ellas el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo en su examen del gasto público climático (Climate Public Expenditure and Institutional Review o CPEIR), y Econometría y GFLAC en su análisis de los flujos financieros internacionales. Este último análisis se realizó con el apoyo de la Agencia de Cooperación Francesa a través del Fondo A​cción. Los resultados de ambas mediciones forman parte de las bases de datos que alimentan el sistema MRV. La metodología también se utilizará para hacer estimaciones futuras del financiamiento climático para el sistema.​


​​​​​​​

Imprimir Comparte esta publicación Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Número de visitas:
“Este Portal Web está diseñado para funcionar correctamente en IE 8.0+, Firefox 31+, Google Chrome 36+, Safari 5+ y/o Opera 24+”